¿Cómo ha de hacerse una crítica? y ¿Cómo la recibimos?

Hoy un nuevo aporte del Facebook del amigo Martín García García, a partir de Begoña San Martín, he compartido una parte del mismo, y veremos ¿cómo ha de hacerse una crítica? y ¿cómo hemos de recibir una crítica?
Seguro que muchos nos vemos reflejados… ¿es así?

¿Cómo ha de hacerse una crítica?
  1. En primer lugar recuerda siempre que la crítica se dirige al acto, a la conducta –contrastada-, no a la persona.
  2. Elige el lugar y la ocasión oportuna para formularla. Como suele decir mi madre “el momento psicológico”.
  3. Intenta encontrar esa ocasión cuanto antes. Es más razonable y eficaz corregir en el tiempo más próximo  al error.
  4. Haz la crítica en privado. Evita cualquier posibilidad de murmuración, de chismorreo.
  5. Sé claro, concreto y realista. Vete al grano.  Delimita lo que quieres corregir. No descalifiques de modo generalizado, ni marees la perdiz…
  6. Manifiéstate alentador y con un discurso positivo (a veces sobran “noes” y faltan propuestas).
  7. Realiza tu crítica de forma prudente y respetuosa, ponderada, sin humillar ni ofender. Evita el tono agresivo y trata de expresar tu intención real de ayudar.
  8. No olvides que si corregir es importante no lo es menos elogiar. Habla también de modo sincero y ecuánime de lo positivo. Todo sirve de trampolín.




Y ¿cómo ha de recibirse una crítica?

  1. Cuando te critiquen una determinada conducta, muéstrate receptivo, agradécelo y toma nota. Recuerda el pensamiento de Goethe: “es gran virtud del hombre sereno oír todo lo que censuran contra él, para corregir lo que sea verdad y no alterarse por lo que sea mentira”.
  2. Ten siempre en cuenta que todos somos perfectibles y que, como un piano o un violín, necesitamos que nos afinen de vez en cuando para sonar mejor. Aunque eso pueda suponer que nos aprieten las clavijas.
  3. Recuerda que con frecuencia las virtudes han nacido de las críticas. Como señalaba Benedetti: “La perfección es una pulida corrección de errores”.
  4. Sé muy consciente de que, como decía Bill Gates, tus clientes insatisfechos son tu mayor fuente de aprendizaje. Y tenemos tanto que aprender…
  5. Si entiendes que la crítica que recibes es una crítica injusta, mendaz, malintencionada, hecha a tus espaldas, o que quien la realiza no ha cumplido ni una sola de las pautas de privacidad, concreción, oportunidad, prudencia… piensa que, si la sabes manejar adecuadamente, esa situación te hará más fuerte y evitará  que alimentes, como le sucedía al cineasta Sacha Guitry, ciertos resquemores: “Si los que hablan mal de mí supieran exactamente lo que pienso de ellos, hablarían peor”.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *