Un estudio enfermero busca las claves

¿Puede la amantadina proteger a los pacientes que necesitan este tratamiento frente al COVID-19?, un estudio enfermero busca las claves

Publicado en Diario Enfermero 17 de noviembre de 2020.

Con el objetivo de comprobar si la amantadina – un fármaco muy utilizado para tratar a pacientes con enfermedad de Parkinson o Esclerosis Múltiple- ejerce un factor protector ante el COVID-19 en pacientes que necesitan este tratamiento antiviral, un equipo de enfermeros investigadores ha lanzado un cuestionario donde invitan a participar a todos los profesionales que tienen a su cargo pacientes que necesitan este fármaco. Para participar se ha habilitado este enlace que los sanitarios pueden compartir con los pacientes que consideren que pueden aportar información interesante al estudio.

«El mes de marzo mi suegro contrajo el COVID-19 y falleció a los pocos días, su esposa estuvo expuesta al SARS-Cov2 ya que tuvo contacto directo con él. Mi temor era que también se hubiera infectado, haciendo una revisión de la medicación que toma para paliar los efectos de la enfermedad de Parkinson pude comprobar que entre todos los fármacos que toma estaba la amantadina, que es un fármaco antiviral en concreto contra el virus de la Influenza A, pero que tiene efecto para combatir síntomas del Parkinson como: rigidez, temblor, hipocinesia y acinesia», introduce Albert Cortés, investigador principal del estudio y enfermero supervisor en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

Este hecho experimentado por el sanitario barcelonés experto en gestión sanitaria hizo se plantease la hipótesis sobre «el posible efecto protector de la amantadina contra el coronavirus, consultando la bibliografía más reciente pude comprobar que había varios grupos de investigación a nivel mundial que también lo enunciaban, y contacté con todos ellos vía e-mail. A partir de ese momento empecé a pensar en este proyecto de investigación, desde una perspectiva enfermera, junto con el resto de miembros del equipo: José Ramón Martínez Riera, Fernando Martínez Cuervo y José Manuel Viturro Iglesias, siendo aprobado por el Comité de Ética del Principado de Asturias; y paralelamente publiqué el caso clínico en una revista de neurología y neurocirugía», explica Cortés.

El objetivo del estudio es que, en el caso de que se demuestre la eficacia protectora de la amantadina frente al COVID-19 «se abran alternativas terapéuticas y de profilaxis ante la infección por COVID-19, ya no solo en pacientes con enfermedades neurológicas que toman este fármaco, sino hacerlo extensivo al resto de pacientes», concreta Albert Cortés.

No es el primer estudio que plantea esta hipótesis, tal y cómo explica el enfermero hay diferentes autores que comparten esta teoría, investigadores de la Clínica Mayo o publicaciones internacionales como Medical Hypotheses, bioRxiv, Multiple Sclerosis and Related Disorders Neurologia i Neurochirurgia Polska ya han publicado estudios que buscan lo mismo que estos investigadores: aclarar, en cierto modo, alguno de los enigmas que esta nueva enfermedad está planteando al mundo civilizado.

Se puede acceder al cuestionario a través de este enlace.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *