Amantadina y COVID-19

RELACIÓN ENTRE AMANTADINA Y COVID-19 EN PACIENTES CON ENFERMEDAD DE PARKINSON o ESCLEROSIS MÚLTIPLE

Los pacientes con enfermedad de Parkinson o Esclerosis múltiple, de entre el múltiple arsenal terapéutico del que disponen bajo supervisión de su especialista, cuentan con la amantadina entre los mismos.

La amantadina se usa para tratar los síntomas de la enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple y afecciones similares. También se usa para controlar problemas de movimiento que son efectos secundarios de ciertos medicamentos que se usan para tratar la enfermedad de Parkinson. También se usa para prevenir síntomas de la infección causada por el virus de la influenza tipo A y para el tratamiento de infecciones respiratorias causadas por el virus de la influenza tipo A.

La amantadina pertenece a una clase de medicamentos llamados adamantanos. Se cree que funciona controlando los problemas de movimiento al aumentar la cantidad de dopamina en ciertas partes del cuerpo. Funciona al detener la propagación del virus de la influenza tipo A en el cuerpo.

Las indicaciones terapéuticas de la amantadina a partir de su descripción en el Vademecum son:

  • Tratamiento de los síntomas característicos y profilaxis de la gripe A, cuando el virus (Influenza A) está circulando en la comunidad.

El uso adecuado de amantadina para la prevención de la gripe se debe determinar caso por caso en función de las circunstancias y la población que necesite protección cuando el virus (Influenza A) está circulando en la comunidad.

El uso de amantadina en la profilaxis estacional de la gripe A durante un brote en la comunidad, podría considerarse en circunstancias excepcionales, tales como una pandemia o en caso de no coincidir las cepas de virus circulante y la cepa vacunal. Amantadine Level no es un sustituto de la vacuna de la gripe.

El uso de antivirales para el tratamiento y prevención de la gripe debe determinarse basándose en las recomendaciones oficiales. En la toma de decisiones relativas a la utilización de antivirales para el tratamiento y prevención, se deben tener en cuenta los datos disponibles acerca de las características de los virus circulantes y el impacto de la enfermedad en las diferentes áreas geográficas y poblacionales de los pacientes.

  • Tratamiento de los síntomas de la enfermedad de Parkinson, tales como rigidez, temblor, hipocinesia y acinesia
  • Reducir la fatiga relacionada con la esclerosis múltiple. 

Actualmente hay diferentes autores que planean la hipótesis de que la amantadina ofrece un efecto protector para impedir la replicación del virus en los pacientes que la están tomando de manera habitual.

Tipton (2020) de la Clínica Mayo en Neurologia i Neurochirurgia Polska propone “que debemos explorar todas las opciones posibles para prevenir y buscar tratamiento de COVID-19. La utilización de medicamentos de bajo costo y fácilmente disponibles es un enfoque de bajo riesgo y costo efectivo. Proponemos amantadina y memantina como dos posibles candidatos”.

Aranda (2020) en Medical Hypotheses plantea la hipótesis de que “la amantadina bloquea el canal de viroporina de COVID-19, previniendo la liberación del núcleo viral en el citoplasma celular” y plantea que “el uso de amantadina cuando se producen los primeros síntomas de la enfermedad por coronavirus puede mitigar los efectos de la enfermedad”.

Smieszek (2020) en bioRxiv expone que “la amantadina podría usarse como un agente potente para disminuir la carga viral si se administra lo suficientemente temprano en el curso de la infección por COVID-19. La acumulación en los lisosomas, si es efectiva, podría reducir la carga viral, puede disminuir la propagación de órganos dentro del huésped y disminuir la gravedad y la progresión de la enfermedad asociada y se necesitarían más estudios para examinar el papel de la amantadina”.

Rejdak (2020) en Multiple Sclerosis and Related Disorders, expone como conclusión a su artículo que “los resultados anteriores justifican más estudios sobre los efectos protectores de los adamantanos contra la manifestación de COVID-19. Aunque el estudio actual tiene limitaciones debido al pequeño tamaño de la muestra y al enfoque transversal, puede indicar que los adamantanos podrían ejercer un efecto antiviral protector. Si se confirma, los adamantanos podrían ser útiles para limitar la infección por SARS-CoV-2 y sus secuelas neurológicas clínicas”.

Cortés (2020) en Neurologia i Neurochirurgia Polska, expone un caso de una paciente con Parkinson que no contrajo infección por COVID-19, a pesar de estar en contacto íntimo con su marido que si resultó infectado con desenlace fatal.

OBJETIVO

Esta investigación tiene como objetivo poder demostrar con los datos obtenidos que la amantadina ejerce un factor protector ante el COVID-19 en pacientes que llevan tiempo en tratamiento con el citado antiviral para paliar los síntomas de su enfermedad neurológica.

En caso de poder demostrar esta eficacia protectora se abrirían alternativas terapéuticas y de profilaxis ante la infección por COVID-19.

EQUIPO INVESTIGADOR

El estudio actual es un estudio observacional, que se llevará a cabo por:

Albert Cortés Borra, investigador principal, Hospital Vall d’Hebron. Barcelona. alcortesborra@gmail.com

Dr. José Ramón Martínez Riera, Profesor Titular Departamento de Enfermería Comunitaria, Medicina Preventiva y Salud Pública e Historia de la Ciencia de la Universidad de Alicante. Jr.martinez@ua.es

José Manuel Viturro Iglesias, Enfermero Comunitaria en CS Ingeniero Joaquín Benlloch de València. joseviturroiglesias@hotmail.com

Dr. Fernando Martínez Cuervo, Enfermero. Director del Centro Polivalente de Recursos para Personas Mayores El Cristo adscrito al Organismo Autónomo ERA (Establecimientos Residenciales para Ancianos del Principado de Asturias) fmc@telecable.es

ACCESO AL CUESTIONARIO